Historia de San Juan

En el año 1551, el capitán Francisco de Villagra recorrió la zona que hoy comprenden las provincias de San Juan y Mendoza. Las exploraciones sobre la región permitieron tomar contacto con los indios huarpes, los cuales recibieron pacíficamente a los españoles. Precisamente la gran cantidad de indígenas los motivó a realizar una posesión efectiva de estos territorios.

En 1562, Juan Jufré de Loayza y Montese, fundó San Juan de la Frontera, a orillas del río que los indígenas del lugar llamaban Tucuma o Tuluma.

En 1593, debido a una crecida del río San Juan que arrasó la precaria ciudad, fue trasladada al sur de su antiguo emplazamiento por Luis Jufré y Meneses, hijo del fundador.

Hasta 1776, San Juan y todo Cuyo dependieron de la Capitanía General de Chile. Ese año pasó a integrar el Virreinato del Río de la Plata, que se acababa de crear, y desde 1782 dependía -dentro de este virreinato- de la Gobernación Intendencia de Córdoba del Tucumán. En la provincia, el gobierno estaba a cargo de un comandante de armas. También funcionaba un cabildo integrado por vecinos.

Producida la Revolución de Mayo, en 1810 se sucedieron distintos gobiernos en Buenos Aires. La Primera Junta fue remplazada por la Junta Grande, luego por los Triunviratos y posteriormente por el Directorio.
En 1812, el Triunvirato nombró a Saturnino Sarassa como primer Teniente Gobernador de San Juan. En 1813 se creó la Gobernación Intendencia de Cuyo y se la separó de la de Córdoba del Tucumán.

En 1814, Don José de San Martín asumió como Gobernador Intendente de Cuyo. Al año siguiente, el doctor José Ignacio de la Roza fue designado Teniente Gobernador en San Juan.

En el año 1820 se firmó el acta que declaró la autonomía de San Juan como nueva provincia de la federación. A partir de ese momento se disolvió la Provincia de Cuyo y Mariano Mendizábal se transformó en el primer gobernador de San Juan, quien al poco tiempo fue derrocado. Luego se formó la Corporación Representativa del Pueblo, llamada Sala de Representantes.

En 1856, tras la Organización Nacional, se sancionó la primera Constitución Provincial; es la que actualmente, con sucesivas reformas, está vigente.

En 1862 asumió como gobernador Domingo Faustino Sarmiento, quien logró en tan solo dos años cambiar la fisonomía de la provincia. Abrió caminos, fundó nuevas escuelas, fomentó la agricultura, construyó nuevos edificios públicos y hospitales, creó proyectos mineros e impulsó el poblamiento con la llegada de los inmigrantes.

Haz un comentario