Clima de Corrientes

El clima es un factor importante en la diferenciación del contrastante paisaje correntino. La provincia se ubica en la zona de clima subtropical sin estación seca y está sometida a precipitaciones abundantes que decrecen de nordeste a sudoeste desde 1 700 a 1 200 mm anuales, con distribución casi regular a lo largo del año, aunque se nota cierta reducción en verano y otra más marcada en invierno, típica de los climas subtropicales.

 

La temperatura y posición topográfica introducen nuevos elementos de asimetría entre los sectores norte y sur, mientras que las precipitaciones, tanto por su magnitud anual como por su régimen, tienden a ampliar los contrastes entre las costas del río Uruguay y las del Paraná.

 

Las temperaturas medias anuales varían alrededor de los 20°C, con una mínima oscilación diaria especialmente en el noroeste, debido al alto tenor de humedad del aire, que alcanza uno de los valores más elevados del país.

 

Una frecuencia apreciable durante todo el año de vientos de origen atlántico, portadores de nubes provenientes del nordeste, del este o sureste, reduce la heliofanía (duración del brillo solar u horas de sol) en forma considerable.

 

En la zona norte, el clima es afectado por las condiciones locales de los sitios bajos y las aguas estancadas, que operan como fuentes de evaporación permanente. Entre otros fenómenos, estos factores disminuyen el peligro de las heladas.

 

Las condiciones climáticas favorecen la actividad agropecuaria; en este sentido es de destacar que la potencialidad productiva resulta fuertemente condicionada por otros factores que operan especialmente en el sector agrícola, por ejemplo, tipos de suelos, tenencia de la tierra y escasez de infraestructura, entre otros.

Haz un comentario